En 2045, los humanos serán inmortales

Nos acercamos al momento en que las computadoras se volverán no solo inteligentes, sino mucho más inteligentes que los humanos. Cuando esto suceda, la humanidad, nuestros cuerpos, nuestras mentes, nuestra civilización, se transformará total y para siempre. Esto no es ciencia ficción. 

La revista de referencia mundial, The Time , dedica un extenso artículo a esta transformación radical que se avecina y la esta tesis conocida como la singularidad. La palabra singularidad en sí misma fue tomada de la astrofísica. Describe un punto en el espacio-tiempo, por ejemplo en un agujero negro, donde las reglas de la física ordinaria ya no se aplican.

Esta teoría de la singularidad aplicada a la especie humana que trascenderá su cuerpo y su mente es llevada por alguien considerado como uno de los mayores genios científicos de nuestro tiempo Ray Kurzweil . El Wall Street Journal lo describe como un “genio despiadado” y Forbes como una “máquina de pensar”. Según sus cálculos, el fin de la civilización tal como la conocemos ocurrirá en 35 años.

Bajo su liderazgo, la Singularity University se fundó hace tres años. Está aporyado por la NASA y uno de sus principales patrocinadores es Google. El cofundador de Google, Larry Page, intervino allí el año pasado.

Evolución de Inteligencia artificial

Todo parte de la observación de que los ordenadores son cada vez más rápidos y potentes y que esta evolución no se ralentiza… al contrario. Esto significa que en algún momento podrán hacer cosas comparables a la inteligencia humana. Todo este poder y velocidad será capaz de emular todo lo que tenemos en el cerebro incluida la conciencia, es decir no solo para hacer cálculos superrápidos y componer música, sino para conducir autos, escribir libros, tomar decisiones éticas, juzgar la calidad de una pintura…

Si uno comprende y acepta esta perspectiva, y Ray Kurzweil y otras personas muy brillantes están convencidos de que es inminente, todo se vuelve posible. No hay razón para creer que las computadoras dejarán de ser aún más poderosas.

Es imposible predecir el comportamiento de estas inteligencias sobrehumanas con las que algún día tendremos que compartir el planeta. Pero no faltan teorías. Tal vez nos fusionaremos con estas máquinas y nos convertiremos en cyborgs súper inteligentes usando computadoras para aumentar nuestras capacidades. 

Quizás la inteligencia artificial nos permita extender nuestra vida indefinidamente. Tal vez nos convirtamos en espíritus puros y vivamos dentro de estas máquinas. Quizás las computadoras se volverán contra sus creadores y aniquilarán a la humanidad. Hay una cosa que todas estas teorías tienen en común: la transformación de nuestra especie en algo que nunca será la humanidad que conocemos en 2011.

Deja una respuesta