Cómo el color afecta la arquitectura

Cómo el color afecta la arquitectura

Los colores y sus percepciones son responsables de una serie de estímulos conscientes y subconscientes en nuestra relación psicoespacial. A pesar de su presencia y sus variaciones, está presente en todos los lugares. ¿Te has preguntado alguna vez cuál es su papel en la arquitectura?

Además de los elementos constructivos que componen un objeto arquitectónico, la aplicación de colores en las superficies también influye en la experiencia del usuario del espacio.

Describir la relación de los colores y las distintas características que los gobiernan, o incluso la multitud de estudios existentes sobre estas teorías, es tan complejo como extenso.

El color puede asociarse con la psicología, el simbolismo e incluso el misticismo; los colores adquieren diferentes significados según el período artístico, histórico o cultural; los colores cambian frente a la luz; entre muchas otras características.

El color puede mostrar cierto volumen o detalle constructivo, o imitar visualmente ciertos aspectos del espacio. También puede proporcionar un conjunto de emociones o efectos visuales.

Si creamos un ambiente con paredes, pisos y techos neutros, cuando aplicamos ciertos colores en las diferentes superficies, obtenemos diferentes efectos visuales.

Por ejemplo, si aplicamos una tonalidad más oscura en el techo, se genera la sensación de un espacio más bajo; si aplicamos color a la pared central del espacio, se crea visualmente la idea de un cierto «acortamiento espacial»; mientras que, si se aplica a todas las paredes, se produce una percepción de un espacio más largo de lo que realmente es.

Si sólo se pintan las paredes laterales del espacio, se nota una percepción de estrechamiento; de lo contrario, al pintar la pared central y el techo con el mismo tono, el ambiente parece expandirse.

Si lo que buscas es bajar la altura del espacio o poner el foco a la altura de la mirada del observador, entonces pintar todas las superficies a media altura, y poner los tonos más oscuros en las superficies superiores nos da este efecto deseado.

Qué transmiten los colores

El color está íntimamente ligado a los estímulos psicológicos y se puede combinar con el volumen y la forma de cada proyecto.

Azul: Sensación de positividad, confianza y seguridad.

Amarillo: retrata optimismo, curiosidad, jovialidad y una atmósfera luminosa.

Rojo: este color muestra energía, entusiasmo, impulso.

Verde: Evoca calma, tranquilidad, serenidad y bienestar.

Naranja: resultado de la combinación de amarillo y rojo, el naranja proyecta una idea de intensidad, creatividad, euforia y entusiasmo. Si se usa junto con el azul, transmite la idea de impulsividad y confianza, por lo que es adoptado por agencias y oficinas bancarias.

Violeta: Transmite bienestar, tranquilidad y suavidad.

En los proyectos infantiles, los colores se utilizan para motivar el desarrollo psicológico y sensorial del niño.

En proyectos hospitalarios o en el ámbito de la salud, los colores se utilizan como elemento complementario para la rehabilitación de pacientes.

En proyectos urbanos, los colores se utilizan en ocasiones para devolver la vivacidad y renovar espacios deteriorados.

El color es un elemento integral en la arquitectura; al igual que lo es la seguridad de tu hogar. De igual manera que necesitas a un arquitecto para que diseñe tu hogar desde el punto de vista estético, requieres de los servicios de un cerrajero que diseñe la seguridad de tu hogar.

admin

error: Content is protected !!